¿Qué te pide tu piel después del Verano?

Como los árboles también tu piel necesita renovarse después del verano.

En el Otoño se notan todos los excesos del Verano: sol, playa, piscina, altas temperaturas, sudoración… ¡Por eso es la temporada ideal para corregir los malos hábitos de las vacaciones!

Después de haber superado el maltrato sufrido por el verano, es el momento para empezar a plantearnos los cuidados y la puesta a punto de nuestra piel.El tratamiento más adecuado será el de exfoliar la piel para mejorar la fineza del poro y el brillo, además de reparar el daño que ha podido ocasionar el sol como las manchas y estimular la producción de colágeno para evitar la formación de arrugas.

Los especialistas aseguran que el otoño-invierno es la época ideal para tratar rostros, ya que al estar alejados del verano y de la exposición al sol se evitan posibles complicaciones. Por eso queremos darte tips y tratamientos que son los mejores para realizar en esta época del año.

En el caso de las pieles muy castigadas, el otoño es un buen momento para tratar las arrugas profundas y elastosis. La radiofrecuencia dual especialmente indicada para tratar rápida y eficazmente arrugas de rango medio a profundo sin necesidad de intervención quirúrgica.

En otros casos la exposición solar puede empeorar nuestras manchas faciales. Es el momento de reparar estos daños y para ello nada mejor que un peeling químico.

El peeling químico es uno de los procedimientos más utilizados en la Cosmética Dermatológica. Consiste en la aplicación de un agente químico sobre la piel con el fin de producir la eliminación total o parcial de las capas superficiales de la piel. Estas capas eliminadas son reemplazadas posteriormente por otras capas nuevas de mejor calidad.

Si tienes la piel muy seca y debilitada debido al sol, el cloro o la sal del mar, los peelings de vitamina C te ayudan a recuperar la hidratación y nutrición óptima de tu piel.

La fototerapia tiene acción directa sobre la piel, con diferentes acciones dependiendo del color que emitan (este color viene determinado por las diferentes longitudes de onda). Es la llamada terapia fotodinámica. Las acciones y usos más conocidos son:

  • Luz roja: es la que va a actuar como antiarrugas y como terapia de rejuvenecimiento cutáneo. Esta longitud de onda activa los fibroblastos, que son los responsables de la formación del colágeno y la elastina, también ayuda para el mantenimiento de la piel.
  • Luz azul: está indicada en el acné medio, y los problemas inflamatorios provocados por este acné. Se trata de una luz fría que ayudará a bajar la inflamación y a mitigar las lesiones.
    La longitud de onda azul tiene la capacidad de penetrar en la piel y producir radicales de oxígeno que ayudan a destruir la bacteria causante del acné.
    Luz verde: es específica para controlar la hiper-pigmentación de la piel. Ayuda a eliminar las manchas igualando el tono en general del cutis. La luz verde actúa frente a los melanocitos, las células formadoras de la melanina en la capa interna de la epidermis. La luz verde inhibe la producción en exceso de melanina.

Terapia percutánea o terapia de microagujas:dentro de las indicaciones terapéuticas podemos destacar la introducción de productos o sustancias a la piel, tratamiento de melanosis (manchas color café en la piel, que se producen por un exceso del pigmento melanina), queratosis actínica, cicatrices faciales por lesiones como la varicela, acné… líneas de expresión y rejuvenecimiento facial.

LOGO

Recent Posts

Leave a Comment